¿Qué es un Plan Director y para qué sirve?

Durante los días 26, 27 y 28 de junio se ha celebrado en la Escuela de Arquitectura de Valencia la sexta edición del Seminario “Los Planes Directores como herramientas de gestión y conservación del patrimonio arquitectónico”, organizado por el Máster de Conservación del Patrimonio Arquitectónico de la Universidad Politécnica de Valencia. Ha sido una estupenda ocasión para poner sobre la mesa, de mano de ponentes de primera línea en la materia, la importancia de la redacción de este tipo de documentos dirigidos a bienes inmuebles de valor patrimonial (tanto Bienes de Interés Cultural como Bienes de Relevancia Local).

¿Qué es un Plan Director? Plan director

El Plan Director es un documento que articula las actuaciones a realizar sobre un bien, basado en estudios previos realizados por un equipo multidisciplinar, con la voluntad de coordinar coherentemente y bajo similares criterios de intervención las distintas fases de intervención sobre el mismo. Estas fases han de ordenarse cronológicamente y cuantificarse económicamente, en la medida de lo posible, para constituir una herramienta útil de trabajo. Arquitectos

¿Para qué sirve un Plan Director?

La necesidad de un Plan Director parece, por tanto, evidente y su finalidad también: con el Plan Director se obtiene la “hoja de ruta” y la visión de conjunto de todas las actuaciones que se deberán llevar a cabo en un determinado inmueble o área de actuación.

Es recomendable que esté todo reunido en un mismo documento, por dos motivos fundamentales: el primero, para tener todo el historial de ese inmueble en un mismo documento (se podría asimilar al historial médico que puede tener cada paciente aunque le atiendan distintos especialistas) y el segundo, dar coherencia y unidad a las actuaciones futuras ante los distintos agentes intervinientes (que en aquellos inmuebles que tienen un valor histórico artístico determinado, al alargarse las obras en el tiempo, suelen ser cambiantes). Arquitectos

¿Hay normativa que regula los Planes Directores?

Sin embargo todavía existe una indefinición legal que establezca las características concretas de este documento. Los ejemplos que se han expuesto, de muy diversa índole y reflejando una amplia casuística, ilustran la realidad del Plan Director, que se debate entre la voluntad de técnicos y promotores de realizar un trabajo bien documentado y la falta de financiación y uso efectivo de las indicaciones establecidas en el Plan. Arquitectos

Todavía existe un cierto desconocimiento de lo que supone un Plan Director –justificado, como decimos, por la propia indefinición legal del mismo- que se hace patente en la propia gestión de las ayudas que se destinan a tal fin, reflejado, por ejemplo, en errores formales de los peticionarios, poco acostumbrados a este tipo de trámites.

Como se ha comentado en diversas ocasiones en estas jornadas, el Plan Director es un “traje hecho a medida, puesto que cada bien tiene su propia idiosincrasia. Nos encontramos con la obviedad de particularizar, por ejemplo, la composición del equipo multidisciplinar, puesto que los bienes susceptibles de ser ordenados por un Plan -edificios residenciales, instalaciones de fortificación, inmuebles de uso religioso, etc…- tienen diferentes características. Arquitectos

Conclusiones Plan director

Dos conclusiones han sido claras: la necesidad de una figura legal referida al Plan Director para su correcta regularización y una llamada a la acción e implicación por parte de todos –técnicos, administraciones y también la sociedad en general, que ha de ser consciente de su propio patrimonio para poder valorarlo- de manera que se pueda preservar nuestro legado cultural –material e inmaterial- para las futuras generaciones. Arquitectos

Sin comentarios

Deja un comentario